fbpx

Hace algún tiempo se conoció que desde el 2014 hasta principios de 2017, Amazon usaba inteligencia artificial para el proceso de selección de currículums, pero su tecnología discriminaba a las mujeres.

Esto sucedió porque la inteligencia artificial que usaba el gigante del comercio electrónico había sido entrenada con hojas de vida de hace 10 años que tenían una fuerte presencia masculina.  Si bien, inicialmente se creería que el problema se solucionaba quitando el criterio de género o sexo, lo cierto es que para este caso particular había otros criterios (educación, experiencia, etc) que estaban ligados a los CV de los hombres. 

Desde ese momento, se pusieron sobre la mesa los desafíos que planteaba el uso de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial en los procesos relativos a los recursos humanos y en general en todos los aspectos de nuestra vida.

Te puede interesar: ¿Qué es People Analytics y cómo aplicarlo a tu estrategia de recursos humanos?

Este tipo de tecnología, aplicada al reclutamiento y selección, se basa en realizar entornos predictivos que permiten llegar a los candidatos con un perfil determinado a través de un algoritmo. Así que, bien implementada, la inteligencia artificial sí puede ser una herramienta útil para reducir los sesgos en los procesos de selección por género.

De acuerdo con un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres en 69%. Esto evidencia que hay una clara brecha que afecta negativamente a las mujeres.

Según la ONU, se estima que en todo el mundo las mujeres podrían aumentar sus ingresos hasta en un 76 por ciento si se superara la brecha en la participación en el empleo y la brecha salarial entre mujeres y hombres. 

Durante años, desde las empresas han generado políticas para evitar esta situación y ser cada vez más incluyentes al momento de seleccionar personal. Al final, lo más importante es que las personas ingresen a una organización por sus habilidades y méritos y que no influyan criterios de género en los procesos.

¿Cómo la inteligencia artificial puede ayudar?

Los avances tecnológicos se están convirtiendo en una solución para recursos humanos que ayudaría a reducir también inversión de tiempo. De acuerdo con Javier Murillo,CEO de Metrics “la automatización de procesos de selección permite comparar las capacidades de los candidatos con los empleados que mejor desempeño tienen. De media, el reclutador de una empresa invierte alrededor de un tercio de su semana de trabajo identificando candidatos”, por lo que esta solución le ahorraría mucho tiempo.

De otro lado, sobre los sesgos de edad, género, etc, Murillo aseguró que “el hecho de que la contratación de un candidato no dependa del criterio de un reclutador, sino que la selección del candidato dependa de las habilidades técnicas, competencias y actitudes evaluadas en forma sistemática y programática por una tecnología con inteligencia artificial, elimina todos los sesgos humanos”.

Sin embargo, como mencionábamos al inicio, hay quienes aún no están seguros de usar este tipo de tecnología en sus empresas pues plantea ciertos retos; de acuerdo con Murillo “el primer desafío es demostrar que la inteligencia artificial podría tomar mejores decisiones que un humano, el segundo reto es que se entienda que las máquinas no le van a quitar el trabajo a los humanos, sino que los van a habilitar para tomar decisiones de más alto nivel estratégico”.

Al final, este tipo de tecnología llegó para quedarse y es importante que cada vez más el personal se capacite al respecto y aprenda cómo implementarla de manera efectiva pues podría traer beneficios de diferente índole al área de recursos humanos.