fbpx

Si hoy le preguntaras a las personas que tu alrededor sobre tu empresa ¿sabrían qué los identifica? si la respuesta es no, llegó el momento de crear una marca empleadora.

No se trata solo de clima laboral, es el ADN de tu compañía que logra retener talento y atraer personas clave. Pero eso no se da de la noche a la mañana,  necesitas enfocarte en tener una marca empleadora ganadora.

De hecho, ¿sabías que según un estudio de LinkedIn 75% de los candidatos verifican la presencia de la compañía en la red antes de aplicar? y aunque, no estar en la red no lo es todo, sí es la muestra de la gestión como marca empleadora y podría darte grandes resultados positivos.

Con una marca empleadora existes en el mercado, es la identidad que queda en la percepción de potenciales talentos, stakeholders y fideliza a tu equipo de trabajo. 

Para ser más prácticos, ¿quién no quiere ser reconocido como una empresa en la que los profesionales sueñan trabajar y crecer? Las compañías que lo han conseguido han puesto su esfuerzo en esa employer branding.

¿Cómo crear esa marca empleadora que conquista talento clave? 

Hablamos con Arturo Mejía, experto en recursos humanos, con experiencia como vicepresidente del Talento humano en Alpina, profesor de nuestro curso People management: Aprendizaje y desarrollo de carrera.

Para Mejía lo primero es tener claro qué quieres y qué tienes. En otras palabras: cuál es la propuesta de valor de tu compañía. Lo que tienes para ofrecer es lo que te dice cómo quieres ser reconocido en el mercado y lo que te ayudará a conseguirlo.

En palabras del experto: “qué es lo que buscas, qué es lo que ofreces, porque quisieras ser reconocido y luego mirar cuales son las capacidades para que eso que te imaginas se haga sentir, ese será ese primer paso y suena simple, pero por ahí es”.

Sé fiel a la esencia de tu empresa

¿Qué pensarías si una empresa habla de innovación, agilidad y flexibilidad, pero usa máquinas de escribir y mantiene reglas estrictas e inamovibles? Algo definitivamente no termina de encajar.

Al momento de crear una marca empleadora la incongruencia se castiga fuerte, entonces, para evitarte dolores de cabeza, debes ser consciente que lo que quieres transmitir es lo que están viviendo como empresa.

Te puede interesar: 4 pasos para hacer un proceso de gestión de desempeño laboral

En el mercado circulan tendencias todo el tiempo y muchas empresas las saben usar a su favor, pero en tu marca empleadora olvídate de las modas porque uno de los errores es no estar convencido de la premisa que se está promocionando.

Identidad cultural

La marca empleadora  es el sello de identidad, ¿cómo definirlo? Primero, reconoce cuáles son los elementos relevantes para tu compañía y asegúrate que tienes talento que comparte esos principios.

Hablamos de valores, formas de comportamiento y políticas con las que se sienten identificados y a gusto. Este es el primer paso para la cohesión, no solo se trata de la predicación, si no de acciones reales que muestran que esa es la vivencia natural de la empresa. 

La capacitación: el ingrediente especial

Cuando le ofreces capacitaciones a tu equipo le estás diciendo que te preocupas por ellos. No solo de dónde están, sino hacía dónde los quieren llevar como empresa.

“Me interesa que crezcas y te desarrolles, esa es una manifestación inequívoca de que es bien valorado y genera arraigo y orgullo y sentido de pertenencia en la organización.”, comenta el experto.

Por último, pero igual de importante es que hoy el reto de una marca empleadora es generar una conexión emocional. Para eso debes conocer tu entorno, a quienes les interesa, en dónde están y conectar con ellos.