fbpx

Una de las preguntas más comunes al momento de implementar planes de capacitación es cómo medir los resultados que tienen estos entrenamientos y cuál es el retorno de capacitación que generamos.

Inicialmente, se debe definir cuál es el problema real que tiene el área de la organización donde se genera una solicitud para entrenar al equipo de trabajo. El propósito del entrenamiento es mejorar el desempeño en el trabajo y contribuir con las métricas de desempeño organizacional.

De nuestro bit, “Cómo medir el retorno en el plan de capacitación”, te contamos qué es el modelo Kirkpatrick y cómo puedes aplicarlo para medir el retorno en capacitación:

¿Qué es?

El modelo de Kirkpatrick, conocido como los cuatro niveles de evaluación del entrenamiento, permite tener un marco de referencia siempre que se propone o se desarrolla una estrategia de entrenamiento.

Los cuatro niveles de Kirkpatrick

Satisfacción

Es el grado en el que los participantes consideran que la participación es favorable, atractiva y relevante para sus trabajos. Para medir esto puedes utilizar un NPS, mejor conocido como Net Promoter Score, o una escala Likert de 1 a 5.

Aprendizaje

Es el grado en el que los participantes adquieren el conocimiento, las habilidades, la actitud, la confianza y el compromiso con base en su participación durante el entrenamiento. Para medir este nivel típicamente se utiliza una evaluación al finalizar el programa.

Comportamiento

Aquí los participantes aplican lo que han aprendido durante el entrenamiento o la capacitación que han recibido cuando regresen a sus posiciones de trabajo.

La evaluación permite entender si cambió o no el comportamiento de las personas que recibieron el entrenamiento. Este nivel es muy importante ya que si las personas cambian sus comportamientos también cambian sus resultados y, por ende, se pueden impactar métricas e indicadores.

Te puede interesar: Crea la mejor política de trabajo flexible con estos ocho pasos

Resultados

La utilidad en una organización con ánimo de lucro se puede aumentar de dos formas: aumentando ventas y reduciendo costos. Para medir si se están aumentando las ventas o reduciendo los costos se deben generar unas métricas de medición, por lo tanto, si se va a estructurar un programa de formación es necesario tener en cuenta si el entrenamiento va a impactar a una métrica clave del negocio y en qué medida lo puede hacer.

Si bien no es tan sencillo medir el retorno de la inversión de los programas de entrenamiento debido a que influyen muchos factores en el proceso de aprendizaje, este modelo puede ser útil para encontrar qué impacto y cuáles son los resultados que están generando las capacitaciones.