fbpx

“El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”  expresó el reconocido jugador Michael Jordan. Aunque hablaba de los resultados de un equipo deportivo, aplica perfecto para una organización, en donde se debe tener un estilo de comunicación asertivo.

Una comunicación que destruye equipos no solo habla de irrespeto y mal ambiente laboral, la poca claridad en los mensajes; falta de motivación y ausencia de liderazgo empático, hacen parte de este concepto.

Vamos a salir de la caja y a pensar más allá, la comunicación se puede convertir en el aliado más efectivo para aumentar la productividad y alcanzar objetivos desafiantes.

Te podría ser útil: Cuatro elementos infaltables para liderar equipos de manera efectiva

Según Germán Normandia, comunicador experto en desarrollo humano y cambio organizacional, una comunicación efectiva está directamente relacionada con la motivación, desarrollo y productividad de los equipos de trabajo.

La motivación no está sobrevalorada

Los discursos motivacionales se adueñaron de las redes sociales, tanto que muchos no creen en el poder de palabras que tocan las fibras. Sin embargo, apostarle a una comunicación que impulsa el talento y la pasión de colaboradores, es un diferencial en equipos de alto desempeño.

Por eso, un liderazgo empático, con una escucha activa, que perfila el potencial y la capacidad de adaptación a los cambios de las personas, marca la diferencia en los resultados. 

Tu equipo no lee tu mente

¿Te imaginas recibir un mensaje de tu jefe que diga “Ya sabes lo que quiero. Espero tu informe al finalizar el día”? Un ejemplo perfecto de cómo no comunicarte con tu equipo. Estos mensajes sólo generan confusión en los objetivos y tareas asignadas. 

En un estilo de comunicación asertivo los roles, funciones y proyectos a cargo son claros, con la certeza de que se han resuelto todas las dudas. Hagamos un ejercicio juntos: si hoy reúnes a tu equipo y le preguntas cuál es el objetivo en común, ¿tendrían clara la respuesta?

¿Qué diría un diagnóstico de la comunicación en tu equipo?

Hagamos un diagnóstico: un equipo de trabajo sano tiene los roles y funciones claras, sabe cuál es el objetivo por el que todos trabajan, “no se pisan los talones”, los diálogos entre jefes, compañeros y pares son exitosos y productivos.

Te puede interesar: ¿Por qué es importante la comunicación interna?

Si fueron más los “no” que los “síes”, el siguiente paso es identificar la raíz, en dónde se corta la generación efectiva del mensaje. Existen diferentes tipos de conflictos por objetivos, roles, incluso culturales que dañan las metas corporativas. La tarea es solucionar de raíz el problema.

Para ello, crea estrategias que disminuyan las diferencias por choques culturales, o especifica los roles y funciones, y procura que los líderes entreguen la información de forma clara y concisa.

Una investigación hecha por Columbia University  revela como la comunicación asertiva es protagonista en la proyección de un líder y en los resultados de su liderazgo en general. En conclusión, desarrollar habilidades en la entrega de información va a mejorar el trabajo en equipo y facilitar la gestión de tu personal.

Si deseas conocer más del tema y profundizar en estrategias de comunicación efectiva, te invitamos a nuestro bit “Comunicación que destruye a los equipos de trabajo”.