fbpx

Alerta Spoilers: Este artículo tiene algunas referencias a la película “Soul” que pueden suponer un spoiler para algunos usuarios.

Actualmente, una de las películas más exitosas del final del 2020, es “Soul” de Pixar. Este es un filme que recorre la historia de Joe, un hombre que está a punto de cumplir su mayor sueño y que muere repentinamente, pero se rehúsa a pasar al “más allá” por lo que termina en el “Seminario You”, donde conoce a 22 (Tina Fey), un alma no nacida que no ha terminado su entrenamiento pues le falta un elemento para llegar a la tierra: una razón para vivir. De esta manera, Joe se convierte en su mentor y adquiere la misión de que 22 encuentre su propósito.

En todo necesitamos propósitos; los ambientes empresariales no son la excepción, pues allí necesitamos saber que lo que hacemos tiene un sentido y un impacto y que, además, es algo que nos apasiona hacer.

Un buen liderazgo se caracteriza por este acompañamiento en el proceso de encontrar el propósito real de las personas. Joe, si bien estaba intentando volver a la vida para obtener su momento de estrellato, sin darse cuenta estaba guiando a 22 a encontrar su motivación por vivir.

Un buen líder, puede ser una guía para este objetivo. Ayudar a los demás a tener un sentido de propósito, es una herramienta muy poderosa para obtener mejores resultados en términos de productividad y compromiso laboral.

Estas son algunas de las características que pueden complementar esta labor en los líderes:

  • Escucha: Quienes tienen equipos a su cargo los escuchan de manera activa y atenta para entender qué les apasiona, cuáles son sus expectativas y cómo pueden explotar mejor su talento.
  • Empatía: Es importante contar con el corazón para sentir lo que los demás están sintiendo, la capacidad de caminar una milla en sus zapatos, ser abierto y honesto con los demás y ser lo suficientemente consciente de sí mismo para saber cómo está influyendo en las personas.
  • Apoyo: Significa brindar a las personas las herramientas, la información, la capacitación y el entrenamiento que necesitan para tener éxito. Se trata de hacer un esfuerzo continuo por desarrollar las habilidades de las personas. Los grandes administradores ayudan a las personas a sobresalir y crecer.

Finalmente, otra de las lecciones que nos deja el filme es que, en la vida, no siempre lo más importante es el resultado, sino el proceso mismo. A veces nos concentramos tanto en conseguir algo que no disfrutamos del camino que tomamos para llegar a él.

En el ámbito laboral pasa algo similar, tenemos objetivos y metas claras y definidas, pero muchas veces la ruta y las decisiones que tomamos para lograrlas son más enriquecedoras y nos enseñan más que el mismo resultado. Los líderes deben mostrarle esto a sus equipos y enseñarles a disfrutar los procesos tanto como las victorias, los logros y hasta los fracasos.